RELATITOS GAY MADRID AHORA: Y MASAJES ERÓTICOS

RELATITOS GAY MADRID AHORA: Y MASAJES ERÓTICOS

RELATOS GAY MADRID AHORA: Y MASAJES ERÓTICOS – En una conversación con amigos hablaban de un centro de masajes eróticos en Madrid y especialmente masajes eróticos para gays. Se trata de MAJESTIC MASSAGES y, si quieres saber más haz clic aquí: https://www.masajesmajestic.es/masajes-eroticos/masajes-gays-madrid

Aquella conversación, que se prolongó por horas, me sirve de pie para recrear algunos relatos de sexo en Madrid.

Morbo en el Orgullo Gay
Cuando llega el Orgullo, a Jaime le entra una ansiedad sexual que no puede reprimir. Le dan ganas de tirarse a todo lo que se le cruce por delante. Cuando llega el veranito necesita independencia. Y hay espectáculos impresionantes en cada rincón de Madrid durante el desfile del Orgullo Gay. En una carroza, en las alturas,  Jaime estaba en la gloria. El calor era profundo. Pero el agua y las botellas desparramadas por esos bíceps le hacían olvidar la temperatura.

Empezó a sentir una erección increíble. Instintivamente se desabrochó el botón y un tipo de manos enormes enseguida se percató. No tardó ni un segundo en meter la mano. Y de ahí a estimular con las manos todo su falo. Enseguida notó cómo palpitaba siempre que apretaba con firmeza. Bajó hasta sus testículos y subió hasta el glande. Ahí lo puso aún más caliente. Tuvo un impulso de mirar atrás y meterle la lengua hasta la garganta. Pudo reprimirlo a tiempo y continuar disfrutando.

La escena debía ser de lo más excitante. De repente notó cómo se acercaba el instante. A un ritmo endiablado comenzaba a gritar como loco. Aquel desfile del Orgullo Gay no se le olvidaría jamás. Da igual la fecha. Un tio de 30 tacos, de metro setenta. Mucho tiempo pensando en el calentón. Por la noche y al día siguiente Jaime comparaba lo que veía en la pantalla de su pc y no es bastante para calentarte. Pero si el recuerdo de lo acontecido en el Orgullo.

RELATITOS GAY MADRID AHORA: Y MASAJES ERÓTICOS

Rodri está en el hogar.

En Madrid, y en una conversación, entre bromas, recuerda al trabajo, pues tiene guardia. Pero necesita algo de caña. A esto que aparece uno de sus amigos, pensando que hay fiesta, pues como es sábado. Le hace pasar cerrando la puerta y justo enseguida le abraza por la espalda. Nota su poronga semierecta entre sus piernas. Y se deja al masajeo con fuerza. Le hace girar y le mira de frente. Se encontraba deseando. Sin luz le lleva hasta el dormitorio.

Acelera el ritmo. Bastante grande, bastante gorda, dolio.  Mordiendo la almohada hasta que por último estaba tumbado sobre él. A estallar y aunque el dedo no es lo que quiere, le vale. Un rato de lado y se la vuelve a meter. Cuando la saca le pide más. Pasea sus dedos temblorosos. Necesitaba llenar aquel hueco. Sus movimientos se aceleran y aprieta con más fuerza. Loco de excitación con todo lo que está haciendo. No puede aguantar bastante más.

RELATITOS GAY MADRID AHORA: Y MASAJES ERÓTICOS

El Chico de las Estrellas

Un chico que jamás vivió más de dos años seguidos en una sola casa. Decide colorear las paredes con estrellas. Arranca un viaje donde no todo serán constelaciones. Buscando una princesa al final encuentra un príncipe… Sus ansias de independencia, de supervivencia y unas botas plateadas son su vestido para vagar por un mundo donde los sueños llegan despeinados. El domingo por la tarde en Madrid se encontraba poco entretenido y decidió ir un rato a la sauna.

Antes era una salón porno. Una ‘Sala Equis’. Con los primeros ‘tonteos’ del edificio comenzó su andadura con lo erótico. Aquellos años del destape, y la imaginación con las “señoritas ligeras de ropa”. La pornografía se convirtió en su única oferta. Cinco amigos se encuentran en la sauna. En un espacio para “incentivar” lo erótico en la noche madrileña. Un espacio íntimo para 5 personas. Y unos asientos de satén sin espacio entre ellos. Un enorme lucernario deja pasar la luz natural.

La excitación sexual es tan sustancial que es algo muy importante en nuestra vida. Miradas lascivas y silencios activos. Mojados, veloces, carnosos, viciosos… Que sube y que baja. A golpe de roce, de mordisco y lametazo. Se dibuja la silueta de los cuerpos. La boca con sed de más. Sin poder evadir el morder y las manos, impacientes. Jugaban hasta erizar las tetillas. El perfume sigue fresco y todo es recuerdo. Nada existe más allá de la improvisada cama.

Volvieron a tener miedo por poder perder su derecho a vivir a su aire.

Pin It on Pinterest