¿VEREMOS EN EL FUTURO A UN ROBOT HACIENDO EL AMOR? La NASA está sacando las cámaras de Criosueño de la ficción a la ciencia. La NASA y SpaceWorks Enterprises, que ambos están construyendo una cámara para inducir un estado prolongado de letargo, o la inacción metabólica causada por la disminución de la temperatura corporal al punto de hipotermia suave. Así será que los astronautas duerman al menos dos semanas consecutivas. Si uno de ellos durmiera años y despertará, que se yo, en el 2050 ¿que sexualidad se encontraría? Cualquier cosa que podamos ver en Travestis España en esa época futura poco tendría que ver con lo que conocemos hoy ¿ O si?

Para este sueño hipotérmico, los astronautas recibirían Nutrición Parenteral Total, y se usarían catéteres complementarios para su eliminación. Los costos de lanzamiento y los consumibles se reducirían de manera significativa. Daría a la agencia espacial un mayor presupuesto para utilizar en actualizaciones de seguridad. Si su tripulación es inerte, puede remover la necesidad de una cocina, cocinar y comer recursos, conjunto de ejercicios, etc.

La ciencia seguramente no habrá descubierto cómo inducir un estado de animación suspendida en la década del 2030. Las primeras tripulaciones de Marte tendrán que lidiar con la negrura del espacio. Pero seguramente tengan wifi. Los robots no nos destruirán con guerras, sino con sexo. Nos plantearemos cosas como si acostarte con un Androide será o no infidelidad. Las calles de Madrid están repletas de gigantes posters que lanzan esta pregunta.

Kathleen Richardson es antropóloga y profesora de etica robótica. Pasó meses en un laboratorio de robótica en el MIT. También trabajó en un emprendimiento de la UE para contribuir a los niños autistas usando robots. Su campaña contra los robots no empezó como un alegato feminista. Ella lo elaboró como un alegato humanista. A la multitud le agrada simplificar. Pero hay otra cosa que le agrada a la gente: el sexo. En un trabajo de investigación hecho por la Facultad de Duisburg-Essen, el 40% de los hombres entrevistados dijeron que podían imaginar adquirir un robot sexual.

Las actuales muñecas sexuales son muy realistas. Richardson no fué la única en teorizar sobre lo que supondrán los robots sexuales. David Levy, en su libro Love and sex with robots (2007) tuvo una visión más utópica, inclusive naif. Según él a prostitución quedará obsoleta. Los robots ayudarán a eliminar los inconvenientes de soledad y de falta de privacidad. Levy traza paralelismos con la reivindicación de derechos LGTB.

Hay elementos que están en la sociedad de hoy, de uso bastante más extendido. Los robots pueden llevarnos a una situación semejante al porno en línea y Tinder. Según Richardson ya está aquí. Si deseas echar una mirada a cómo será el futuro fíjate en Japón. Tasas bajas de natalidad, de matrimonios, incremento de la depresión y los inconvenientes psicológicos derivados de la soledad y el abuso de tecnología. Su alegato, duro contra los robots y las muñecas sexuales, no se suaviza tampoco con la pornografía.

La tecnología va siempre un paso por enfrente del derecho, dos de la ética, y un óptimo recorrido por enfrente de la sociedad. La ficción fantasea con la iniciativa, la ciencia comienza a plantearse cuestiones y la verdad avanza inexorable. Los robots sexuales están llegando. Lo que antes eran muñecas próximamente serán robots humanoides sexuales. El mercado del sexo estará masificado. En el fondo, el enfrentamiento en torno al sexo con robots es una evolución al enfrentamiento y el estigma que existía en el siglo XX con las muñecas.

Su prototipo más adelantado se llamará Harmony y afirman que será un robot que puede mover los ojos y hasta hablar. McMullen sabe que el imperio que creó se puede venir abajo si consigue que sus sofisticadas muñecas sean bastante reales. La sorpresa y la perfección tienen la posibilidad de dar un paso al miedo. La teoría del Valle Inquietante sostiene ya hace décadas que como las simulaciones de movimiento de los humanos es cada vez más precisa existirá un punto en el que el interés de los humanos en la creación de un robot con aspecto humano se transforme en absoluta repulsión.

Hay un trabajo bajo el título de Our Sexual Future With Robots que es un reporte donde habla de sus intranquilidades sobre el fenómeno que está empezando y el encontronazo que va a tener en el hombre. Ya lo vimos en la literatura y en las películas. Y siempre nos ha parecido lejano. Habrá robots prostitutas que trabajan en burdeles. Acompañantes sexuales para personas que se sienten solos o personas mayores. Pienso que Sharkey tiene razón en relación a la prohibición de las muñecas sexuales de aspecto infantil.

¿VEREMOS EN EL FUTURO A UN ROBOT HACIENDO EL AMOR?

Inmortalidad y sexo con robots

Dentro de poco deberemos escoger si hacemos el amor con personas o con maquinas. Dos robots sobre una cama. Empiezan a vislumbrarse diferentes niveles de cómo nos deberemos estructurar mentalmente más adelante. Una de las tendencias más importantes será la creencia de un mundo sin trabajo y la repercusión del Internet de las Cosas. La modificación del pensamiento popular nos llevará a pasar nuestras vidas con una reducción de la carga laboral y con una optimización de la vida contemplativa. Ya es así, y quizás por eso tenemos más tiempo de visitar webs como Travestis Valencia.

La transición que verdaderamente preocupa es aquella que relaciona las emociones y las pretensiones básicas. Las máquinas interaccionarán o se integrarán con los humanos. Estamos hablando más que nada de sexo. El sexo como necesidad primitiva también será sustituido por máquinas tan perfectas como el hombre. La Facultad de Middlesex recomienda que 1 de cada 5 personas podría escoger tener sexo con un robot.

Ya hay webs que proponen muñecas compuestas por silicona pero que muestran una estética completamente deslumbrante y muy cerca de el aspecto humano. El nivel de personalización es radical. Se puede escoger, a gusto del cliente, el tipo de peinado, hasta la indumentaria o inclusive el nivel de body piercing. O que sea del género masculino o femenino, u otro. La verdad es que gadgets de IA como Siri, o Amazon Echo y también Cortana, tienen la capacidad de que podamos sostener una conversación.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!