Screenshot 258

Divagaciones semi-poéticas sobre erotismo y porno mexicano

in EROTISMO

Amor, pasión, el erotismo de México tiene sus particularidades. Por qué el erotismo y porno mexicano no es igual…

No es magia ni brujería, pensemos en ello como en una especie de pariente cercano, se mueven entre nosotros… ¿Por qué no en la literatura…? El amor-pasión, el erotismo, es una de sus mayores creaciones. Hablo de los mexicanos, y del porno mexicano gratis que tanto da que hablar en los últimos tiempos.

La religión y la buena conciencia son fuentes tediosas que intentan desalentar el sexo, como si fuera algo antinatural, cuando es la base de la procreación. Y si ese algo o alguien del Más allá lo hizo tan placentero ¿quienes somos nosotros para contradecirlo? De ahí que, a su vez, la literatura, que siempre es moral, sea de poca utilidad para introducirnos en el sexo mexicano…

En México, todo fue solo insinuación, que gradualmente se convirtió en descripciones detalladas de asuntos amorosos. Sin embargo, el erotismo mexicano es lento, no se ve claramente, son las escenas borrosas las que, como en una película original, no permiten ver a la pareja apasionadamente enamorada, en detalle.

Pero los tiempos están cambiando y de repente la literatura europea y americana se adentra más en la parte erótica. Es un acto de asombro lo que han logrado los grandes narradores. No hay razón para evitar algo tan profundamente humano como el sexo. A veces aparecen manos mágicas como en un acto de brujería.

Quizás en la obra de Roman Polanski, Rosemary’s Baby… Un claro ejemplo podría ser Mia Farrow, Rosemary, poseída por el mismísimo Satanás para convertirla en la madre de un anticristo, el famoso, de los anticristo de toda la vida. Fue una escena nebulosa esa en la que el Demonio la poseyó con cierta brutalidad, aprovechándose de que estaba drogada. Es algo impactante. No sabemos exactamente qué causa que un demonio viole a una mujer, solo que su propósito sea, naturalmente, maligno.

Divagaciones semi-poéticas sobre erotismo y porno mexicano
Divagaciones semi-poéticas sobre erotismo y porno mexicano

El porno mexicano es muy popular en todo el mundo.  Los buenos videos porno mexicanos no son algo exclusivo que se vea en los Estados Unidos, como saben los vecinos del sur del país Pero ¿Qué es el buen sexo mexicano? No sabemos pero la industria del porno mexicano está en auge.

Cuando comienzas a buscar pornografía mexicana en Internet, puedes ver que todos los sitios de porno cuentan con una sección dedicada a las mujeres mexicanas, incluso los hay de pornografía puramente mexicana. El crecimiento de esta industria no ha alcanzado el nivel de la meca europea o del porno, pero hay cosas en las que vale la pena reflexionar.

El secreto de la mujer mexicana en el porno radica en su personalidad. Detrás de su voz rápida se nota a una mujer con las cosas muy claras en la vida y eso es lo que atrae a cualquier hombre o mujer a la que le gusten las mujeres.

Cuando las mujeres mexicanas están detrás de la cámara, se transmite seguridad y eso es lo que las hace ganar seguidores en todas las latitudes. Otro aspecto concierne a su apariencia, una mirada latina que engloba diferentes preferencias. Por ejemplo, hay mexicanas con rasgos indígenas que las hacen parecer exóticas a los ojos de cualquiera, hay mujeres blancas en gran parte por la sangre europea en sus venas, y también hay mujeres de color, muy del aspecto de la época colonial. Los africanos vivían en esas tierras. Toda esta combinación ha dado como resultado una mujer atractiva elogiada por sus atributos.

Lógicamente, estas mujeres en el mundo del porno tienen una gran demanda y, debido a su proximidad a EE. UU., muchas han tomado el camino seguro hacia el estrellato.

Pero hay otros casos. Porque una cosa es que las mujeres mexicanas triunfen en lo erótico y otra saber quienes son las que triunfan en México… Tania Robledo, por ejemplo, que no es sólo mexicana, sí triunfa en México y completó más de 20 películas para adultos que incluso le permitieron aparecer en la portada del Soho.

En los 90, Tania Robledo fue una de las promesas de la televisión colombiana gracias a su papel de Natalia en Padres e hijos. Hermana de Daniela Franco. Luego de protagonizar la serie Class Apart, desapareció y probó suerte en México, donde brilló con su participación en películas para adultos.

A lo largo de sus 30 años de carrera, la mexicano-colombiana tiene un historial de participación en numerosas novelas, películas y series para productoras locales e internacionales. Aunque en México ha actuado en más de 20 películas pornográficas, la actriz incluso regresa a su país de origen para financiar sus películas, promocionar las marcas que representa e incluso grabar videos musicales y alguna que otra película erótica.

En abril de 2016, la actriz, que estuvo en una relación de dos años con el actor Gregorio Pernía, posó para Soho Magazine y dijo con orgullo sobre el tipo de cine en el que trabaja actualmente: «Las películas de acción tienen contenido sexual explícito por lo que no son solo eróticas pero también tiene historia y trama». Sin vergüenza, Tania dijo sobre su profesión, que está cansada de que los espectadores de «Padre e hijos» piensen que su trabajo actual la «echó a perder». Estos comentarios se deben a que ella siempre ha construido la imagen de una buena chica en el pasado.

Screenshot 257

En varias otras ocasiones también confesó que no se considera una actriz de cine para adultos, aunque ha documentado la aventura, pero nunca ha tenido ningún roce íntimo con su coprotagonista por lo que no estará dispuesta a hacerlo. 

Pero hasta hace poco la industria del porno era casi inexistente en México y había todos los problemas del mundo a superar, desde una cultura machista que dificulta el crecimiento de las estrellas a una nueva y rancia cultura feminista que también las discrimina y señala para mal.

La pornografía, sumada a los bajos salarios que recibían las estrellas, el hecho que casi todas practicaban la prostitución de forma casi indiscriminada y sobre todo la falta de legislación ha dejado un agujero negro y una delgada línea a destruir para quienes se dedican a la industria XXX.

La calidad de las películas que graban algunas actrices independientes sigue siendo ridícula, y la falta de talento masculino hace que, más veces de lo deseable, siga habiendo vídeos que parezcan sexo aburrido, llenos de tambores chillones y metraje de mala calidad. Pero no todo es malo en la industria, porque deambulando por internet llegas a ese sitio, y encuentras los rostros más lindos de la industria nacional, con actrices con cámaras bien desarrolladas, películas con buena calidad, foto aceptable y en general todo deseable.

79 / 100

Deja una respuesta