JUEGOS CALIENTES PARA AMANTES Y PARA RECIEN CONOCIDOS Y CONOCIDAS – Para combatir la rutina en la vida sexual nada mejor que recurrir a fantasías y juegos para amantes. Para inspirarse, se puede optar por leer algunos libros con grandes ideas. Recuerdo uno de Paul Scott , pero no recuerdo su título. También podemos inspirar nuestras fantasias sexuales en las historias de escort. Y, por supuesto, nada más fácil para realizarlas que recurrir a alguna de ellas.

Una celebración desenfadada

En donde no falta un juego erótico. Entre personas de diferente sexo como del mismo. La mujer disfruta del sexo tanto como el hombre. Caben desde la masturbación, los tríos hasta el sexo por el culo. Las orgías, y los dildos. En escena tipos que arrastran falos colosales, pollas y coños dibujados. Damiselas en kimono. Exhiben abiertamente sus vaginas, comúnmente chorreantes. Una obra paradigmática del género: El sueño de la mujer del pescador.

La crítica sutil busca burlarse de las prácticas culturales de una época pasada. En Japón. Esto provocó que un género pictórico se viera buscado por la censura. Fue rechazado inclusive ya en el siglo XX. Las quejas, como siempre, de la parte más conservadora y poderosa de la sociedad tradicional. Y por la hipocresía de una élite militar, conformada en gran medida, por esposas que algún día fueron prostitutas. Más que el sexo explícito, lo que no podían consentir era la actitud subversiva. Así era el porno del Japón del siglo XVII.

En la mitad de esa irrefrenable joie de vivre, editores y pintores encuentran su nicho. Desarrollan un género artístico llamado Ukiyo-e. Ahí se plasman situaciones de la vida urbana, y del sexo cotidiano también. Hishikawa Moronobu es uno de los pioneros del Ukiyo-e. Tomarán el relevo más adelante artistas como Suzuki Harunobu, Torii Kiyonaga, Kitagawa Utamaro y Katsushika Hokusai. Este último es el del pulpo y la mujer del pescador.

El origen del contraste entre la laxitud de Japón y el férreo control del cristianismo

Hay que buscarlo sobre un mismo tipo de arte. Todas estas religiones comprenden la vida de una forma que entiende el sexo como algo malo y negativo. Las primeras estampas de Shunga que llegaron a Inglaterra en el XVII fue escondidas en los barcos de la Compañía Británica de las Indias Orientales. Y fueron rápidamente quemadas por los propios oficiales. Temieron por su vida. Si tanto moralidad como estética son moldeadas por la civilización, y no son ni universales ni permanentes, ¿podía ser el Shunga arte en Japón y de forma simultánea porno en Inglaterra?

JUEGOS CALIENTES

Similar producción artística no puede mantenerse bajo llave eternamente.

En Japón ya han empezado a reaccionar. Así en 2015 se celebraba en el Museo Eisei Bunko de la ciudad de Tokio la primera exposición de Shunga.  El director del museo y ex presidente del país, Morihiro Hosokawa, ya hablaba a la prensa sobre romper con el tabú. Las pinturas están accesibles para coleccionistas. No es lógico que se prive a los fan del arte de ver los trabajos originales. El Shunga es bastante más que pornografía. Es sexo explícito, pero también es humor, inocencia y hasta elegancia.

El sexo es espectacular, sí, pero no sólo tenemos el kamasutra para inspirarnos. Hay un montón de juegos eróticos para excitarnos y jugar con nuestra pareja o en grupo. O con una pareja circunstancial. Estamos metidos de lleno en la sociedad del consumo instantáneo. Deseamos las cosas ya. Con el sexo bastante gente hace lo mismo. Pero si notas que el sexo comienza a ser algo monótono o rutinario, busca juegos sexuales. La imaginación es el mejor juguete sexual.

Juego erótico de las cartas picantes

Las reglas las puedes poner tú misma o mismo. Cada carta puede significar una cosa. Barajas las cartas. Cada uno o una escoge una carta, y simplemente obedece el mandato que hemos escrito en ella. El número que salga son los minutos en los que se ejerce la posición o práctica. Con las figuras se hace lo siguiente:

  • Sota: un minuto a máxima agilidad y capacidad.
  • Caballo: dos minutos a máxima agilidad y capacidad.
  • Rey: tres minutos a máxima agilidad y capacidad.

Juego erótico de los sitios prohibidos. En un ascensor, en un tren, en un avión… O en el coche. En el juego erótico de los dados se sugiere una acción y una sección del cuerpo. Se tira dos veces. En el juego erótico del striptease sexy te pones en la piel de una verídica bomba sexual y empiezas por un picante baile. Con lencería sugerente, complementos con pompones, strass o lentejuelas. En el juego erótico del spinning sexual haces sexo al ritmo de la música.

JUEGOS CALIENTES

Un masaje erótico inolvidable, sexo en grupo y grabarlo

Colocas unas cuantas cámaras en la habitación. Con tu móvil o cámara compacta es suficiente. Y os grabáis (con consentimiento todos) manteniendo sexo como si fueseis estrellas de cine erótico. Cuando veáis después es super excitante y os servirá como aliciente para hacer el amor mil veces más, pero ya en pareja..

Aprendiendo de películas eróticas

No se si conocéis una película que se llama Cincuenta Sombras de Grey… 😉

Ella puede jugar a ser sumisa por una vez, o él, aunque entonces ya no es cincuenta sombras… Las esposas no dan miedo con sus estampados de cebra, leopardo o strass. Acariciar o ser acariciada con los ojos vendados es una pasada, o debe serlo. Hay un juego que se llama Kamasutra BDSM para fanáticos de Cincuentas Sombras de Grey. Y otro juego erótico que se llama “Tú controlas”. En él son ellas las que dominan la situación. Atar a tu chico en la cama y elegir lo que deseas, no tiene precio.

JUEGOS CALIENTES

Cita con alguien que no conoces de nada

Un amorío de una noche, que también puede ser fingido con tu pareja. Citalo en un bar o en una discoteca. Finjan que no se conocen. Se pueden hacer cosas que erotizarán al otro o la otra. Pásale tu pie por la entrepierna o susúrrale que no llevas bragas. Un besito húmedo en su oreja… El calorcito irá subiendo y será el momento para irse a casa.

Un perfume. El aceite con esencias. Un masaje de esos que elevan la temperatura. Puedes practicarlo con tu escort favorita o con tu pareja, o con ambas. Uno se pone pequeños puntos de perfume en algunos sitios del cuerpo. El reto es que ellas consigan descubrirlos. El roce de su nariz es súper sensual.

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!