lenceria de cuero

Cómo será el futuro de una tienda de ropa interior femenina

in NOSOLOFASHION

Hay futuro para las tiendas de ropa interior. Cómo será el futuro de una tienda de ropa interior femenina.

El futuro de las tiendas de lencería.

Sé lo que estás pensando: «¿De qué demonios está hablando este tipo? ¿El futuro de las tiendas de lencería?». 

Es una pregunta que me ronda la cabeza desde hace tiempo y, como no tengo las respuestas prefiero consultar a quienes creo saben más que yo de tendencias. En este caso busco una agencia de acompañantes de lujo que ya conocía porque creo que pueden responderme a las preguntas acerca de si la lencería es una moda creciente. Al fin y al cabo están al tanto de lo que hace y dice la gente en el ámbito de las relaciones personales y sensuales… 

Siempre me ha fascinado la idea de las tiendas de ropa interior femenina retro y futurista, así que he decidido investigar un poco sobre el tema y compartirlo con vosotros y hasta he preguntado sobre cual es la lencería preferida por los transexuales

El futuro de las tiendas de lencería es brillante.

Aunque hay muchos factores que contribuyen al éxito o al fracaso de un negocio, una de las cosas que me comentan cuando busco agencia de escorts hombre de lujo madrid es que hay dos razones principales por las que las tiendas de lencería están aquí para quedarse:

1) Ofrecen una experiencia única que no se puede encontrar en ningún otro lugar del mundo

2) La gente siempre necesitará ropa interior nueva (o al menos la seguirá deseando).

Hay futuro para las tiendas de ropa interior. Cómo será el futuro de una tienda de ropa interior femenina.
Hay futuro para las tiendas de ropa interior. Cómo será el futuro de una tienda de ropa interior femenina.

En el futuro, habrá un lugar para las tiendas de lencería. Sólo tenemos que averiguar cómo serán… Por ahora, la cosa se parece a esto: Una pequeña tienda en el Lower East Side con sujetadores, corsés y otros objetos vintage de décadas pasadas. Los modelos más sensuales, como los que usan las chicas en tumejorcita. También hay una pequeña selección de estilos más contemporáneos a la venta, pero la mayor parte de la mercancía es vintage, y la mayoría proviene de una mujer soltera de unos 30 años llamada Rachel Pohlman.

Pohlman

Dirige un negocio llamado The Good Vibes Company (antes Vintage Activewear), que vende ropa y accesorios en línea y en tiendas pop-up de la ciudad de Nueva York. También es una ávida coleccionista que lleva comprando ropa vintage desde que estaba en el instituto.

«Me encanta encontrar cosas únicas y bonitas», dijo Pohlman recientemente mientras mostraba algunas de sus piezas favoritas en una tienda emergente dentro de una barbería local llamada No Blessings en el barrio neoyorquino de Lower East Side. «Me encanta encontrar cosas hechas a mano o por alguien que ha dedicado su vida a hacer algo».

Además de vender ropa vintage en línea, The Good Vibes Company también tiene tiendas pop-up alrededor de la ciudad de Nueva York donde la gente puede escoger.

Las tiendas de lencería siempre han sido un lugar de fantasía y evasión. Entras en la tienda y te transportas a otro mundo, uno en el que puede pasar de todo.

¿Cuál es el futuro de las tiendas de lencería?
¿Cuál es el futuro de las tiendas de lencería?

¿Cuál es el futuro de las tiendas de lencería?

Creo que es un futuro en el que seguimos buscando la evasión, pero de una forma aún más atractiva. Las tiendas tienen que asegurar que sus clientes se sientan parte de la marca y experiencia, y no solo han de ser tratados como clientes que les compran.

Tienen que centrarse en crear experiencias más envolventes para los clientes, crear comunidades en torno a ellos y desarrollar contenidos que les muestren cómo llevar su lencería de diferentes maneras o estilos. Han de darles herramientas y consejos, ya sea sobre la mejor manera de estilizar su lencería para que se vea bien y se ajuste adecuadamente, o sobre la mejor manera de cuidar sus prendas para que duren más.

Es el futuro ¿y todavía llevan sujetadores?

Sí, las tiendas de lencería tradicionales se están resistiendo a la tendencia del dominio del comercio electrónico y siguen siendo relevantes en el panorama minorista actual. Pero, ¿cómo pueden seguir siendo relevantes en una época en la que todo está en línea? ¿Cómo en 2030 se siguen llevando sujetadores? 

«Siempre hay que tener un gran producto», dice Tammy Roberts, propietaria de Le Fleur Intimate Apparel en Newport Beach (California). «Y si tienes un gran producto, la gente vendrá a ti».

Le Fleur lleva abierto más de 22 años, y Roberts confía en que su modelo de negocio seguirá funcionando mientras se mantenga fiel a sí mismo y no intente ser algo que no es. «Nunca hemos estado a la moda ni hemos sido modernos», dice. «Siempre hemos tratado de mantener las cosas clásicas».

La lencería es el nuevo…

No del todo. Pero es cierto que la lencería es más popular que nunca. La categoría ha crecido dos dígitos cada año desde 2009, según datos de Euromonitor. Y ese crecimiento no se va a ralentizar pronto.

Entonces, ¿qué significa esto para los minoristas tradicionales de lencería? ¿Están condenados a la quiebra?

No de todos modos. Siempre que estén dispuestos a adaptarse, tienen muchas oportunidades de prosperar en el mercado actual, incluso si eso significa hacer algunos cambios importantes en su modelo de negocio.

Las tiendas de lenceria

Y es que hay que entender que todo esto de la ropa interior de las mujeres viene de cómo cambió en el siglo XIX, cuando se inventó la ropa interior, como los sujetadores y las medias. Hoy la ropa interior vintage es sexy, única y hasta un poco rebelde. Es la forma perfecta de aportar algo de diversión a tu vestuario diario. Te pavonearás por el día con estilo con adorables diseños de bragas vintage. ¡Estas prendas interiores te recordarán que está bien mostrar algo de piel!

¿Qué pasaría si las marcas de lencería empezaran a pasarse a la segunda mano?

La lencería es un gran negocio. Es una industria de 5.500 millones de dólares, que genera más de 2.000 millones en ventas, y el mercado crece a un ritmo anual del 6%, según un informe publicado por ResearchAndMarkets. Pero, ¿y si hubiera una forma de hacerlo aún más grande? ¿Y si las marcas de lencería empezaran a trasladar sus productos de nuevos a los de segunda mano? ¿Qué pasaría si se pudiera comprar ropa interior usada… de Victoria’s Secret?

lenceria

Puede parecer una locura, pero hay varias razones por las que esto podría ser una idea increíble para algunas marcas -y quizás incluso para todas-. He aquí algunas de ellas:

1) Daría a los nuevos clientes acceso a marcas de alta gama que antes no podrían permitirse.

2) Las propias empresas tendrán acceso a más dinero sin tener que gastar su propio capital en inventario.

3) Ayudaría al medio ambiente al reducir los residuos y aumentar los esfuerzos de reciclaje en todo el mundo.

ropa interior

Antes, la mayoría de las mujeres llevaban corsés y no tenían ropa interior. Ahora es diferente, y la mayoría lleva sujetadores y bragas y otra ropa interior sexy. Todo cambia, para que todo siga igual…

79 / 100

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja una respuesta