Adam Kontor at Pexels

HISTORIAS CALIENTES CON ESCORTS EN BARCELONA

in ASI FUE/CONTACTOS SEX/PORTADA

¿Te gustan las historias calientes y los relatos privados? ¿Imaginas una experiencia en Barcelona con una escort? Estos son relatos calientes y relatos hot

Su objetivo es satisfacer los deseos sexuales de hombres y mujeres, sutilmente, con sensualidad y mucho morbo. Son las escorts de Club Calipso. Si buscas el mejor sexo, en un lugar con aparcamiento propio y un local con bonitas y acogedoras habitaciones para conocer y gozar con bonitas escorts en Mataró y Barcelona, con alegres y especialistas en dar placer, el sitio es escorts Barcelona

Los ingleses llamaban Sporting guide a algo así como escoger a tu pareja de encuentro sexual. En castellano viene a ser algo así como en un catálogo o bien una gaceta en la que se anuncian todas y cada una de las prostitutas de la urbe. Las escort se caracterizan porque tienen independencia de escoger los clientes con quien se acuestan. No podría ni debería ser de otro modo. 

Belleza, elegancia y cultura

La verdad es que en la prostitución de gran lujo, la belleza está lejos de satisfacer todas y cada una de las demandas precisas para considerarse de alto nivel. No es que las escorts de mucho lujo sean más guapas que el resto, sino que las primeras, además de ser realmente guapas, se saben presentar mejor. Además de esto, tienen amplias nociones de cultura general para poder estar a la altura de los acontecimientos a los que van a ir con sus clientes.

Chicas de compañía: especialistas en psicología masculina

La esencial característica de las acompañantes de lujo es que poseen un profundo conocimiento de la psicología masculina, en tanto que su trabajo implica una relación muy íntima. La función de la prostitución de lujo no se detiene solo en un satisfactorio acto sexual, sino que tiene otras funciones, podríamos decir que hasta terapéuticas. El desahogo físico sensible que una persona manifiesta en una sesión de psicoterapia es muy semejante a una sesión con una escort. Esto es debido a que en los dos casos se expresan los instintos naturales más profundos. Realmente nos sentimos protegidos y afirmamos cosas de nosotros mismos que no podríamos decir a absolutamente nadie más.

Parejas infieles

Un día, un seguidor en una de mis redes me contó su historia. De cómo su ex- pareja le ponía los cuernos para costearse los muebles de su recién estrenada casa. Como algo frecuente hace unos años en este país, a él le despidieron de su trabajo y dependían prácticamente de las entradas de dinero que venían por el lado de ella. Tras meses sin hallar solución, veían como el sueño de montar su casa como habían soñado, se desvanecía. Ellos practicaban sexo muy satisfactorio y les encantaba soñar con sus fantasías, e inclusive alguna vez hicieron algún trío.

Poquito a poco, de un día para otro, ella fue trayendo cosas a casa y todo comenzaba a coger color y calor de hogar. Él le preguntaba de donde salía el dinero y ella le decía que eran pluses que conseguía por objetivos mensuales. Dejó de consultar y prosiguió pasando el tiempo. Un día vió una de las facturas por casualidad y lo que se había pagado por esos muebles desde entonces no se costeaban con esos incentivos económicos, y empezó a sospechar.

Un buen día, tras ir a una entrevista de trabajo, se ve con tiempo y como era la hora de comer, se va a su trabajo, pierde el autobús que debía coger y ya llegaba tarde, pero no le dijo nada. Y se encontró con la sorpresa. Ella ya no trabajaba allí. Deseaba detestarla y no haberla conocido nunca. Él me decía que no tanto por el hecho sino por el engaño. Vacilço en si aguardarla y terminar la relación con ella ahí mismo o bien irse a casa, indignado y dolido. En la ducha abatido aguardaba su llegada si bien lo cierto es que no deseaba ni mirarla.

Lo cierto es que ni deseaba percibir sus falsas y miserables disculpas. Estaba petrificado y sin poder reaccionar. Tras el almuerzo, se sinceró, ella, y le contó que todo empezó cuando uno de los clientes le tiró los tejos a destajo, muy con insistencia y si bien le inteba contener, el insistía. Pero antes de marchar va y le entrega su tarjeta de visita y en ella llevaba envuelto un billete de quinientos.

HISTORIAS CALIENTES CON ESCORTS EN BARCELONA
Adam Kontor at Pexels

Como todos y cada uno de los días, terminó el trabajo y se fue a casa. No dejó de pensarlo y esa noche hicieron el amor la pareja, y ella no dejaba de imaginar aquellos tríos que hicieron con un amigo. Al día después lo cierto es que pensaba en devolverle su billete y olvidar el tema pero el morbo le pudo.

Se había decidido, no deseaba dejarlo pasar, pensaba en el dinero y en lo bien que les vendría, con lo que prudentemente, al terminar el almuerzo le dijo que tenían cuarenta y cinco minutos y que debía ser en un hotel que estaba muy cerca.

Para ella fue sorprendente. Le contó que sentía que te traicionaba y por este motivo al comienzo estaba frígida pero que como era un hombre bien apuesto y también imaginaba la situación de verle a él junto, devorándole con la mirada y deseando follarla también, se olvidó de todo y dejó que le hiciera jadear de placer de una forma intensísima. 

Él me contó que se quedço de piedra, que no sabía qué decir pues se sentía traicionado, pero también se le despertaba un morbazo bien fuerte al imaginar la situación y que tenía una mezcla de sentimientos contrarios.

A los dos se les vino a la psique exactamente la misma idea. Empezaron a anunciarse en alguna página de chicas o bien chats y contaban todo lo que les gustaba en el sexo. Hallaron múltiples chats donde su perfil encajaba. Se les ocurrió entonces, primero sacarse una fotografía de ambos juntos, y después, otra de ella muy sugerente para poner al candidato, candidata o candidatos, cachondos.

En esta fotografía, solo se veían sus pechos pues a saber quién estaría detrás que pudiese reconocerla. La primera que llamó fue una chica, él lo cogió y le pasó el teléfono a ella. Comenzaron a charlar y a ella se le escuchaba, solamente decir si, no o bien decir que solo se haría lo que quisiese y ya antes hubieran pactado.

Esa fue la primera vez consentido y fue un trío con una chica. La siguiente fue con un tal Pedro. Era un hombre de unos treinta y cinco años. Le cobraron trescientos cincuenta euros antes de llevarle hasta el salón…

Pedro pasó su mano por la pierna de ella y fue subiendo hasta acercarse a sus pechos. Se desvistieron entre ellos dos y terminó tumbándola en la cama para arrodillarse en el suelo. Con sus codos apoyados en el borde de la cama, terminó comiéndole el coño sin cesar. Ella comenzó a chupársela y el a jadear mucho. Mientras que la penetraba, no dejaba de mirarle. Se bajó el pantalón y comenzó a pajearse delante de ellos. Después se tiró sobre ella, que estaba tumbada con las piernas abiertas tras haberse limpiado y se la metió a la primera. Al instante, Pedro se vistió y les dio las gracias por haberle dejado vivir una experiencia tan morbosa.

Si quieres un post patrocinado en mis webs, un publireportaje, un banner o cualquier otra presencia publcitaria, puedes escribirme con tu propuesta a johnnyzuri@hotmail.com

Deja un comentario

Latest from ASI FUE

Go to Top